agricultura intelitegente

Está claro que cada día somos más los que habitamos este planeta y uno de los problemas más importante que se plantean es el alimentar a tanta gente.

Durante años, la agricultura estuvo ligada siempre al desarrollo económico y tecnológico olvidando un factor realmente importante como es el ecológico. En los últimos años la tecnología se vio muy vinculada al sector agrícola bien en la fase de producción como en la de distribución.

Alrededor del 30% de la energía se destina a la producción de alimentos y eso genera un 20% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero y que tiene su origen en las diferentes acciones como estabular el ganado, cultivar, calentar invernaderos, bombear agua…y, una vez recolectado se consume en el almacenado, empaquetado y el transporte.

Además el cambió climático amenaza a la agricultura,  sobre todo cuando no hay medios  para hacer frente  a las condiciones meteorológicas.

Para conseguir una agricultura más productiva y resistente necesitará una mejor gestión en lo que se refiere a recursos naturales, como el agua, el suelo, la tierra y prácticas de conservación, la agroforestería o el control de plagas.

Se necesita producir más, utilizando menos recursos y a menor coste.