Las ventosidades de 90 vacas hacen explotar el establo

Pues aunque suene a chiste, no lo es, o la poca gracia que le tuvo que hacer al dueño de una granja en Alemania, cuando vio como ésta saltaba por los aires.

Al parecer las 90 vacas concentradas en el establo, provocaron con sus ventosidades (gas metano CH4) que explotara.

Según la policía el detonante de la explosión fue una carga eléctrica estática.

La bacterias que viven en el aparato digestivo de las vacas producen 9000.000 millones de toneladas de metano, un gas contaminante más potente que el CO2 y con una gran capacidad para absorber el calor del sol y aumentar así la temperatura del planeta.

Estas bacterias tienen como función, ayudar a la vaca a descomponer los alimentos como el forraje o la paja que tienen un alto contenido en fibra y que son de difícil digestión. Este proceso produce metano como resultado de las diversas reacciones químicas.