Lechuga cultivo para novatos

La vedad es que la lechuga es una hortaliza que no requiere muchos cuidados, tiene un ciclo corto ya que en poco tiempo se puede cosechar. Además combinando las diferentes variedades podemos tener cosecha todo el año.

Necesita medianamente agua y nutrientes.

Lo más habitual es realizar un semillero, aunque también se puede sembrar de forma directa.

Si la vamos a trasplantar del semillero, el momento adecuado es cuando la planta tenga 4 o 5 hojas y la podríamos cosechar entre las 5 y las 10 semanas posteriores. Para conseguir tener cosecha durante todo el año se realizará una plantación escalonada.

Las asociaciones más favorables son : ajo, col, pepino, cebolla, tomate y zanahoria.

Existen  más de 200 variedades de lechuga pero las más conocidas son:

Romana (es la más común y se cultiva en verano, Maravilla ( esta es la que mejor se adapta a las altas temperaturas). Hoja de roble (esta variedad se cultiva en otoño-invierno) y  Cogollos de Tudela (son cogollitos y aguantan bien el frío).

Las lechugas suelen tener pocas plagas, aunque pueden verse afectadas por:

Babosas y caracoles: podemos deshacernos de ellos con recipientes enterrados a ras de suelo y rellenos hasta la mitad de cerveza que los atraerá.

Pulgones: suele aparecer por exceso de nitrógeno, con insecticidas vegetales podemos solucionar el problema.

Hongos: estos aparecen cuando hay un exceso de humedad, el remedio sería eliminar las zonas afectadas y favorecer la aireación.