Síntomas a tener en cuenta en las vacas

Ya hemos comentado en otras ocasiones la importancia que tiene la salud de las vacas para conseguir una buena productividad.

Hay que estar atento a estos síntomas:

  • La temperatura de las vacas está comprendida entre los 38 y 39ºC, las orejas frías puede ser un síntoma de fiebre.
  • Las patas con erosiones del talón son causadas principalmente por las camas o sus materiales, también pueden estar causadas por infecciones en las pezuñas.
  • Las vacas por lo general rumian entre 7 y 10 horas al día, si el tiempo es inferior indica que las raciones son inadecuadas.
  • El rumen debe contener alimento, el lado izquierdo del estómago debe sobresalir ligeramente. Si presionamos nuestro puño contra el rumen, este debería contraerse firmemente de 10 a 12 veces en cinco minutos.
  • Una vaca sana permanece alerta y su piel es brillante.
  • El cuello hinchado puede ser causado por una valla de separación del alimento demasiado baja o un establo incorrectamente ajustado.
  • Cuando la vaca está saludable se mantiene erguida y quieta mientras come. Si se inclina o anda con paso renqueante es síntoma de que sus pezuñas no están en buen estado, o de raciones escasas, de suelos inadecuados o de falta de tratamiento para las pezuñas.
  • Los pezones si están en buen estado son flexibles y presentan una coloración natural. En caso de no ser así puede deberse a una mala higiene o a un equipo de ordeño deficiente.
  • El ritmo de la respiración de una vaca varía entre 10 y 30 inspiraciones por minuto. Si la respiración se vuelve más rápido es indicativa de estrés térmico, fiebre o dolor.
  • El estiércol no debe presentar ninguna partícula sin digerir.

Un buen cuidado de los animales es sinónimo de calidad